lunes, 14 de marzo de 2011

Un americano muy antiguo


Foto de Daniel Riordan

Ningún medio español lo ha reflejado todavía, y eso que ha transcurrido casi un mes: el pasado día 18 de febrero, el profesor de Antropología Fabio Esteban Amador anunciaba en el blog de noticias del National Geografic un sensacional descubrimiento: un equipo de investigadores mejicanos había encontrado un antiquísimo cráneo en una cueva sumergida del estado de Quintana Roo, en la península del Yucatán. Se trataría ni más ni menos que de la más antigua prueba de presencia humana en el Nuevo Continente.

En la península de Yucatán abundan los cenotes, cuevas afloradas e inundadas, generalmente de agua dulce pero en las que a veces se infiltran capas de agua salada proveniente del mar. Algunos cenotes son muy valiosos para los arqueólogos porque los usaron los antiguos mayas y los pueblos anteriores a los mayas para sus ritos y sacrificios, y se encuentran en el fondo restos humanos, alfarería, objetos culturales variados... Pero existen restos mucho más antiguos, como prueba el hallazgo de huesos de mastodontes
La responsabilidad de la investigación corre a cargo de Alex Álvarez, Franco Attolini y Alberto Nava, miembros del Proyecto Espeleológico de Tulum (PET), organización especializada en la exploración y el estudio de cuevas sumergidas en la península del Yucatán.
En el sistema de cuevas Aktun-Hu los investigadores exploraron una fosa llamada Hoyo Negro en cuyo fondo encontraron restos de un mastodonte y un cráneo humano. Se esperan los resultados de los estudios físicos del cráneo con el fin de determinar su antigüedad. Las investigaciones serán sin duda muy interesantes si sobreviven al proyecto urbanístico Dowtown Tulum en la Riviera Maya.

Ver el artículo original (en inglés) ilustrado con estupendas fotografías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario